V-21/MOIRA

 Hay muy poquita perra para tanto nombre, la verdad. Son a penas tres kilos y medio de dulzura y agradecimiento continuo. Tiene más o menos un año (05/2018) y tiene ya que contar toda una hazaña. Paró el tráfico en una carretera de la envergadura de la V-21 un día de fin de semana y en hora de tráfico intenso. Pararon varios coches y hasta un camión. Entre todos estos ángeles de la guarda la pudieron coger sin que sufriera daño y nos llamaron porque seguían viaje y no podían hacer nada con ella. Y aquí esta, con nosotros, moviéndose como si fuera un elefante entre elefantes y haciéndonos la vida más agradable con sus pequeñas diabluras y su cariño incondicional. Pero es demasiado joven y demasiado pequeñita para estar en el refugio. Tiene que haber una familia que quiera disfrutar de su compañía, que es una verdadera gozada.

/ Adopciones, Hembras, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *