Toto

El pequeño Toto sigue teniendo la suerte de cara.

Se libró de un atropello mortal por los pelos. Fue recogido por una preciosa adolescente (por dentro y por fuera) y llevado a su casa en la que ha permanecido de acogida, disfrutando feliz y contento.

Y, finalmente, ha encontrado un amigo de esos para toda la vida, de 9 años y tan activo y juguetón como él.

Enhorabuena, Toto. Que no te cambie la suerte.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *