Thor

Todo llega, amigo Thor. Por fin alguien vió todo el potencial de lealtad y cariño que tienes.

Toda esa paz que irradias y tu mirada tan clara y tan dulce enamoraron a tu nueva familia.

Te añoraré porque ahora no hay ningún compañero que me mire con esa cara de alegría cada mañana, no hay nadie que se acerque despacito para que le haga la primera caricia.

Se feliz, amigo mío, te lo mereces tanto como el que más.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *