TERRY

 Toda su vida ha transcurrido en el jardín de un chalet de veraneo. En invierno sus dueños iban los fines de semana a ponerle agua y comida. Cuando lo alquilaron vivió unos meses de compañía pero de repente, todo se terminó. Su compañera falleció de viejita y su familia humana ya no subía ni los fines de semana. Cuando  su dueña se percató de que hacía seis semanas que no iba por el chalet a ver a Terry, decidió hablar con nosotros. Ahora Terry esta contento y feliz entre sus nuevos compañeros, nunca se siente solo y su salud ha mejorado muchísimo. A pesar de tener ya trece años, se ha repuesto de su mala situación y ahora disfruta comiendo, es un gran paseador, es limpio, divertido, mimoso, se le ve seguro de sí mismo y eso calienta el alma. Es un abuelo al que aún le quedan muchos días de felicidad y cariño que ofrecer.

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *