TANA

  Siempre, en su corta edad, ha estado destinada a la caza y a la reproducción pero no resultó ser suficientemente buena. Su vida no ha sido fácil pero no le ha dejado marcas definitivas. Desde que esta con nosotros ha aprendido a confiar, a buscar la caricia, el mimo, a jugar con sus compañeros y con nosotros, a vivir relajada y sin miedos. Esta galguita de unos dos años de edad (03/2017), es tranquila y de mirada viva y atenta. Ahora que ya se siente segura y tiene todos los días su comida, sus caricias y a sus compañeros inmutables, empieza a enseñarnos un carácter alegre y curioso. Por otro lado adora sestear al sol y dar paseos tranquilos y todo lo largos que se quiera. Y cuando esta contenta nos da un recital de elegancia corriendo como solo los galgos saben hacerlo. Es guapa, de carita fina y casi perfecta, no muy grande. Verdaderamente una joya. Estamos seguros de que va a encontrar una familia en la que recibir y dar todo el amor que ha ido guardando.

/ Adopciones, Hembras, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *