SERRA

Nos llamaron porque se había metido un perrito en un jardín y no había manera de hacerse con él, se escondía y escapaba de todos los sitios. Nos pudimos acercar lo suficiente y lo trajimos al refugio aunque tenía mucho, mucho miedo. Pero poco a poco se le va yendo, poco a poco ha descubierto que los humanos no solo maltratamos, poco a poco ha encontrado grato dejarse acariciar aunque el más mínimo gesto brusco le atemoriza todavía. Estamos seguros que un peludo tan joven (05/2017) como él acabará convirtiéndose en el mejor amigo de ese humano que sepa comprenderle y le brinde la paciencia y la seguridad que tanto necesita.

SERRA

Image 6 De 6

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *