SENECA

 Precioso, otra vez tengo que luchar contra la pena.  Tu marcha me alegra, claro que sí; te mereces más que muchos un hogar y la tranquilidad y seguridad de una familia. Pero yo te echaré mucho de menos, Séneca. Recordaré mucho y añoraré mucho la paz que se siente estando a tu lado. Disfruta de esta segunda oportunidad, cosa guapa. Disfruta y siente nuestro amor y nuestro agradecimiento por haber convivido contigo.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *