RIO

No podía ser de otro modo, Río. Con tu carácter, con tu elegancia y tu
precioso físico, has llamado la atención de tus nuevos amigos
inmediatamente. No lo han dudado: Ese!, han dicho en cuanto se han
acercado al vallado.
Vas a formar parte de una familia y vas a ser miembro activo de un
negocio, no se puede pedir más. Te van a cuidar, vas a tener compañía
humana y perruna, espacio para moverte, amigos con los que jugar y
amigos con los que pasear. Exactamente lo que te mereces.
Ya te echamos de menos.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *