REMO

  No es un jovencito pero esta sano y es alegre y, sobre todo, muy mimoso y agradecido. Nació, más o menos, en enero de 2011 y lo encontró la policía de un pueblo cercano vagando por las calles. Por su comportamiento impecable, su limpieza y su obediencia, calculamos que ha vivido siempre con una persona porque, además, es feliz si lo cogemos en brazos. Se queda acurrucado y quieto horas y horas. Es uno de esos peludos que nunca molestan y que siempre hacen sentirse acompañado. Merece encontrar un amigo con el que compartir la vida, haciéndosela feliz y siendo feliz él mismo.

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *