PON

   Venía en tal estado que creímos recoger a un viejito; el veterinario nos sacó del error y en pocos días de cariño y atenciones Pon se ha convertido en un precioso perrito alegre, muy cariñoso, pelín celoso aunque muy obediente, limpio y mimoso que hace las delicias de todo el que tiene una palabra o gesto amable hacia él. Esta necesitando una familia con urgencia, su necesidad de sentirse querido y elegido por un humano le hace estar en situación de ansiedad contínua. Pero esa misma dependencia le hace la mejor compañía en todo momento. Con dejar su cabeza sobre nuestro pie, puede pasar horas sin moverse, solo quiere estar con nosotros.  Y además de todas estas virtudes es de tamaño pequeño y jovencito sin ser un cachorro. Calculamos que nació en junio de 2017.

 

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *