Plaf

Plaf, colega, te lo has ganado a pulso.

En cuanto has visto al chaval, te has puesto a hacerle fiestas y te lo has ganado.

No se quien iba más contento hacia el coche, si él o tú.

Sé tan feliz como te mereces, bonito mío. Yo recordaré siempre nuestros juegos nocturnos y tus arrumacos para camelarme y que te dejara subir a la cama.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *