PINKI

pinky no me he olvidado de despedirme de vosotros.

A alguno no he llegado a conoceros. Habeis tenido la suerte de salir de vuestras casas de acogida directamente a vuestros nuevos hogares.

A todos os deseo la felicidad que os mereceis y os recuerdo que depende un poco de vosotros y de vuestro comportamiento que la calidad de vuestra vida sea todo lo buena que puede ser.

Tened paciencia con los humanos, obedecedles, queredles como sabeis y disfrutad con su compañía.

Os querré siempre, ya lo sabeis.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *