OSO

Oso fue rescatado de una autovía, por la que deambulaba cruzándose y había sido ya atropellado. Se pudo reducir y coger porque sus cuartos traseros ya no podían dar un paso más. Casi directamente pasó del rescate al quirófano, donde se le operó una cadera y se consideró que no era necesario, por ahora, operar la otra. Ahora esta recuperando masa muscular y la confianza en los humanos que había perdido. Cuando decide confiar, es un grandullón mimoso y muy tranquilo al que le encanta pasear y sestear junto a un humano. Hay que tener algo de paciencia con él porque aunque no conocemos su historia, parece que le cuesta un poco olvidar el daño que sus anteriores dueños le hicieron. Es un grandullón que se mete en el alma solo con mirarle a los ojos. Calculamos que no tiene más de cuatro años, aunque hay que esperar a que el veterinario lo ratifique.

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *