Nana

Nana guapa, qué poco nos has durado!

Apenas dos días después de venir, ya te has ido otra vez, y me parece que ahora sí que es para siempre.

Le has robado el corazón a tu adoptante como nos lo robaste a nosotros en cuanto te vimos.

Vamos a echar de menos tu alegría y tus mimos y tus abrazos, bonita mía.

Mucho, mucho te vamos a echar de menos.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *