MORA PRIMERA

 Cada vez me convenzo más de que eras un ángel reencarnado y por eso te has ido rápidamente a tu lugar en el arcoiris, bonita mía. Te agradeceré siempre los preciosos momentos que me has permitido vivir a tu lado y la sensación de calidez, amor y comprensión que siempre me hiciste sentir. Hasta pronto.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *