MICHELLE

Maullaba desesperada en el interior de un motor. Su suerte fué que el conductor tenía sensibilidad y no dió al contacto.

Nos costó sacarle, tenía mucho miedo, pero  una vez en la mano ya no se oía otra cosa que su ronroneo de tranquilidad.

Es chiquitita, jovencita y con muchas ganas de que la quieran y le den seguridad.

23/06/11

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *