LEROY

una semana 2 Nos acompañaste durante tan solo unas horas, pequeño. Tu estado era tan precario que los veterinarios no nos dieron la más mínima esperanza pero, a pesar de todo, tu mamá de acogida te mantuvo caliente junto a su corazón y te ofreció todo el amor y las atenciones que estaban en su mano. Has cruzado el arcoiris y ahora nos esperarás jugando con los amigos que ya nos esperan allí. Pudimos disfrutar de tu compañía poquito pero nos permitiste darte todo el cariño del mundo.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *