JUNIOR

  Nos llegó despeluchado, con un cerco en el cuello completamente sin pelo, con calvas por todas partes…. El veterinario le hizo pruebas para descartar problemas de piel y, efectivamente, todo lo que tenía era una falta de alimentación absoluta. Estaba casi caquéctico. Pero se recuperó en dos días porque el apetito no le había abandonado y en cuanto le pusimos en tratamiento de sus enfermedades y delante de un buen plato de comida siempre lleno, empezó a revivir, a despertar, se le volvió brillante y sedoso el pelo, el carácter adormilado se volvió juguetón y alegre como corresponde a un cachorrote como él (01/2017)…. Revivió y nos hizo felices ver con que rapidez y contundencia se iba convirtiendo en un proyecto de perro guapísimo y adorable. Por su inteligencia despierta y ágil, es el mejor candidato a formar parte de cualquier familia que busque un miembro nuevo para compartir la vida.

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *