JIJONA

JIJONA CARALlevo días temiendo este momento, amiga mía. Llevo días pensando en como poner en palabras el agradecimiento que siento por haberte conocido y disfrutado de tu compañía, de tu dulzura, de tu equilibrio, de tu bondad. Llevo días tratando de racionalizar la rabia y la rebeldia que me  hierven dentro por tener que decirte adios sin poder luchar por tí. Has sido un ejemplo, un remanso de paz, un apoyo silencioso, firme y constante para mí, bonita. Has sido una parte importante de esta andadura casi desde el primer día que nos conocimos, hace casi tres años, cuando te recogí junto a tu enamorado Turrón, que aquí sigue conmigo, ajeno al dolor que siento y a su causa. Te has ido a tu manera, silenciosa, sin dar guerra, sin molestar. Has estado ahí hasta el último momento, hasta que tu cuerpo ya no ha podido seguir funcionando y te has dejado llevar. Descansa en paz, amiga mía, descansa y espera nuestro reencuentro. Te llevaré siempre en mi corazón.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *