Jaro

Jaro, guapísimo, te has ganado el corazón de tu adoptante.

Ha sido casi instantáneo que, al aparecer Jaro, el chaval dijera “Ese”.

Luego le has hecho cuatro carantoñas de las tuyas y te lo has metido en el bolsillo.

Vas a estar muy bien, ya lo verás. Tendrás todos los mimos para ti y todas las golosinas que tan mal te sabe compartir con Jaimito.

Pero nos echarás algo de menos, verdad?

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *