GORDI

Aún estamos peleando con el síndrome de abandono, todavía no acaba de comer como es debido. Se ha juntado su desconcierto con el calor africano que sufrimos. Pero ya podemos asegurar que todo lo que tiene de grande lo tiene de amoroso y mimoso. Le cuesta dar su confianza a los hombres pero es un felpudo para las mujeres. Nacido en diciembre de 2011, tiene ese carácter equilibrado y tranquilo de esta raza e irradia esa sensación de seguridad y paz que tanto les caracteriza. Acostumbrado a vivir en familia, es educado y limpio y muy obediente y tranquilo en casa. Una bedición para la familia que le de su segunda oportunidad.

 

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *