EGB

  Estaba muy cerca de un colegio, de ahí su nombre. Alguien lo había dejado en una acequia con a penas diez días de edad. Su salvador se lo llevó a su casa y lo ha sacado adelante tan estupendamente como se ve en las fotografías. Ya empieza a comer solito y creemos que es un buen momento para que vaya a vivir con la que sea su familia para siempre, de ese modo no tendrá ansiedades ni miedos por abandono o por tener que venir al refugio a convivir con tantos y tan grandes perrotes. Como todos los cachorros felices, es de carácter divertido y adorable y su tamaño, a la vista esta, no será mucho.

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *