DISCO

Esta vez sí, Disco, precioso mío.

Te vas con personas que primero te pasearon y, cuando han visto que te han devuelto tus primeros adoptantes, han venido corriendo para llevarte a su casa y a su familia.

Te has ido contento, dejádome con dos palmos de narices otra vez, descastado! Pero me quedo contenta también y tranquila; ahora sí. Ahora ya has llegado a casa.

Te quiero, pequeñajo.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *