DEREK

  Llegó de la mano de sus dueños, una víctima más de la crisis que, con siete años de edad, vió como se iba su familia sin mirar atrás. Es encantador, gracioso, amable, simpático, obediente, bien educado, juguetón como un cachorro. Una delicia de peludete que se merece encontrar a ese humano que realmente sepa valorar la lealtad, amistad y cariño que Derek tiene.

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *