COKE

Otra víctima de la depresión económica. Su dueño ha de volver a vivir con los papis y estos no quieren al perro.

Es un precioso cruce de doberman y teckel, de siete meses y medio de edad. Juguetón, tranquilo, obediente y cariñoso según su amo. No ladra y está habituado a un piso.

A ver si hay suerte y no tiene que conocer la claustrofobia del refugio.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *