D.E.P CASTAÑA, 08-02-20

Castaña llegó antes que su historia. Y no nos hizo falta conocerla para saber el carácter maravilloso de esta perrita a la que la vida no trató todo lo bien que se merecía.
En manos de cazadores pasó penalidades aunque también conoció a buenas gentes que la respetaron. Al final vino a nosotros enferma y sola y aquí aprendimos lo que es la lealtad y el agradecimiento viendo su actitud ante nuestros cuidados. Castaña era dulce, muy dulce, y a pesar de sus muchos años (casi dieciseis) nos acompañaba en los paseos con alegría y siempre a nuestro lado. Echaremos de menos a esta querida amiga que nos esperará al pié del arcoiris. No te olvidaremos nunca, amiga.

 

SU HISTORIA

Nacida en mayo de 2004, Castaña tiene un carácter dulce y amable, tranquilo y obediente. Adora la compañía humana y se la puede llevar a cualquier sitio en cualquier circunstancia porque tiene un natural «saber estar» que hace de ella la podenca elegante y equilibrada que es. Incomprensiblemente, nos la dejaron atada a la puerta del refugio en unas condiciones lamentables de salud. Sin pelo, sin carne, casi sin fuerzas para tenerse en pié… Desde el principio, sin conocernos, permitió que la desparasitáramos, que la aseáramos, ha seguido puntual y tranquilamente su tratamiento y las visitas al veterinario eran tan dulces como todo en ella. Es una de esas peludas que de vez en cuando tenemos la suerte de conocer, junto a la que todo es paz y equilibrio.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *