BOLT

   Lleva ya con nosotros tres años y medio, lo salvó del corredor de la muerte una buena amiga nuestra que residen en el extranjero. Desde entonces hemos pasado muchas cosas juntos pero, desgraciadamente, no hemos podido asistir al encuentro de este excepcional perro con la que ha de ser su familia. Llegó muy enfermo pero con un tratamiento adecuado y una vida sana y una alimentación correcta, tardamos poco en hacer de él el precioso perro que ahora vemos. Tiene leishmania que prácticamente ya no aparece en los análisis periódicos de control y su alegría, sus ganas de jugar y pasear y su necesidad de sentirse querido por el ser humano nos han enamorado totalmente. Pero no debe seguir aquí; le calculamos entre seis y siete años y ya es hora de que dé todo ese amor y esa lealtad a una persona que disfrutará con él en cualquier situación, estamos seguros.

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *