BLUES y JAZZ

Uno tiene el rabito un poco más largo que el otro, el otro es un poquito más color tostado, uno es más descarado y curiosón, el otro es más tímido y tranquilo. Los dos son adorables y necesitan mucha comprensión y paciencia para poder volver a confiar en el ser humano. Los primeros años de su vida los pasaron completamente solos, sin relación con el ser humano. Ahora, poco a poco, van entendiendo que a nuestro lado también se puede estar tranquilo y contento. Han pasado todas las aventuras posibles: se escaparon y han vivido semi.salvajes durante unos meses, han soportado frío, hambre, terror…. Necesitan conocer la paz y la tranquilidad de una familia que les sepa dar ese amor que aun no saben como recibir.

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *