BLACK

Pocos perros tan adorables como este grandullón, nacido en noviembre de 2012 y criado en el amor y la seguridad de un hogar que la enfermedad ha roto. Lleva muy poquito entre nosotros y ya nos tiene a todos pendientes de su estado de ánimo porque es el peludo más expresivo que hemos tenido por aquí. Su pena es ya nuestra pena, su soledad nuestra soledad, su desesperación por no comprender qué esta pasando, nuestra también. Si nos sentamos a su lado, apoya la cabeza en el regazo y es capaz de estar así horas; sintiendo la compañía parece que se tranquiliza un poco. Es limpio, estupendamente educado, pasea muy bien y sabe andar y correr al paso que le marcamos sin tirar en ningún momento. Si se cruza con algún perro que le mira mal, solo hay que nombrarle para que deje de tener interés en otra cosa que no seamos nosotros. Una verdadera delicia que ahora sufre el síndrome de abandono y que no se lo merece en absoluto.

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *