ÁLVAREZ

Esta vivo gracias a unos trabajadores que le oían llorar y no pudieron resistir. Subidos a unas ventanas altas descubrieron a este pobre sin agua, sin comida y sin fuerzas casi, en una nave industrial abandonada.  Se mantenía vivo porque se comió todo el cartón, yeso de la pared y madera que pudo encontrar. Y bebía agua porque perforó la tubería de un wc. Patético, verdad?  Cuando el dueño de la nave fue a abrirles la puerta, comentó que la tenía alquilada pero que el inquilino estaba en paradero desconocido y lo había tenido que denunciar para poder volver a hacer uso de la nave. Con este antecedente nos maravilla que Álvarez tenga el carácter dulce, noble, tranquilo y equilibrado que tiene. Por ahora, su único problema es una obsesión grande, grande, por la comida. Pero es natural, verdad? Y como no tiene ninguna agresividad, tampoco es un problema. Cuando creemos que ha comido demasiado, le quitamos el comedero y no se queja. Es simpático, educado, mimoso y muy muy obediente. Nació en febrero de 2012 y su analítica ha salido con anemia, que es natural, pero sin enfermedad alguna. Creemos que pronto encontrará a esa familia que va a darle la segunda oportunidad que tanto se merece y olvidará su infierno.

 

/ Adopciones, Machos, Perros

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *