Alina

Alina, nuestra dulce Alina, se nos va.

Estoy llorando todo el día cada vez que me acuerdo de que el domingo la llevaré con su nueva familia, y no se si es de alegría o de pena.

Esta peque se mete muy dentro del corazón, con su suave manera de hacerse notar, su nobleza y esa mirada que te lo dice todo.

Te querré siempre, preciosa mía. Siempre.

Con una simpatíquisima y joven alemana, Alina ha iniciado su viaje al hogar definitivo que tanto se merece y necesita.

No se ha ido muy contenta, volvía la cabeza y me miraba, pero estoy segura de que su ama va a saber darle todo el cariño del mundo.

Ya estás en casa, cariño mío.

/ En nuestro corazón

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *