ÁGATA

Cuando rescatamos a Ágata no teníamos muy claro que fuera a salvarse, estaba tirada en un rincón, al final de una calle de pueblo cercano, sin moverse, sin reaccionar a la comida y el agua que los vecinos le acercaban. Miraba como sin ver y tan a penas movía un poco el rabo y la cabeza. Pero nos dío una alegría enorme cuando, a las pocas horas de estar hospitalizada con goteros para rehidratar, empezó a querer agradecernos las atenciones moviendo poderosamente la cola y lamiendo todo lo que se le ponía a tiro. Esa misma tarde empezó a comer papillas y en veinticuatro horas su edad, más o menos dos años (12/2017) y su carácter hicieron el milagro. Es una podenca activa, inteligente, obediente, mimosa, alegre. Una de esas compañías que siempre, pase lo que pase, tienen un gesto amable y disfrutan. Transmite alegría, ganas de vivir, curiosidad…. Tenerla cerca es tener siempre una sonrisa en los labios, da igual si se esta paseando, sesteando, trabajando…. Ella siempre se muestra agradecida, contenta y feliz.

ÁGATA

/ Adopciones, Hembras, Perros / Etiquetas: , ,

Compartir la entrada

Comentarios

No hay comentarios.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *